SPANISH  -  CHRISTMAS  GIFT

 

Regalos Navideños

 

Le gustaría recibir un regalo precioso y costoso. Todo el oro, las perlas, diamantes y rubíes del mundo no podrían comprarlo.  Si le gustaría recibir el regalo de Dios debe conocer su persona y sus términos para recibir dicho regalo.  El Dios perfecto sabe dar regalos perfectos.  Su precioso regalo fue dado a todos los hombres, para que todos puedan recibirlo de él gratuitamente.  Dios es como aquel buscador de perlas,

45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas,

    46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró”. Mateo 13:45-46

Si Dios quiere escoger el mejor regalo para enviarlo a todo ser humano, ¿Qué nos enviaría? Todos los regalos perderían su valor si el hombre tendría que dejarlo para ir a sufrir al infierno por toda la eternidad.

Marcos 8:36 dice: Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? El alma de una persona es lo más valioso que hay en este mundo. El mejor regalo de Dios es la salvación del alma de una persona para que no vaya al infierno. 

El oro, la plata o el dinero no pueden comprar un alma perecedera y salvarla del infierno.

 

Las obras o el dinero no pueden ayudar a salvar el alma destinada a la muerte a causa del pecado. La Biblia dice: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” Romanos 6:23

 

Toros, corderos o machos cabríos no pueden redimir el alma del hombre. El alma de los animales no es eterna como el alma del hombre. Los animales no fueron creados a imagen del hombre, por consiguiente no pueden sustituir al hombre que fue creado a imagen de Dios.  Dios dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza….” Génesis 1:26  ¿Quién puede comprar el alma perecedera del hombre? El hombre no obedeció a Dios y pecó por esto fue condenado por Dios.

 

La paga y el castigo por el pecado es condenación eterna en el Lago que arde con fuego y azufre, el hombre queda separado de Dios para siempre, nunca volverá a ver a Dios. El Señor es tan misericordioso y amante que no quiere que el hombre perezca. Dios, por su amor y misericordia compro el alma perecedera del hombre. Una persona que se está ahogando no puede salvarse a si misma o salvar a alguien que está la misma condición.

 

La Biblia dice: Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; Romanos 3:10

Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, Romanos 3:23

 

Podemos concluir entonces que no importa cuanto tengamos no podremos encontrar a una persona que pueda salvarse a si misma o que pueda salvar a otra.

 

El Señor dice en su santa palabra: “Y vio que no había hombre, y se maravilló que no hubiera quien se interpusiese; y lo salvó su brazo, y le afirmó su misma justicia” Isaías 59:16 El Dios todo poderoso no encontró a alguien que pudiera pagar el precio del pecado. Ningún profeta, sacerdote o líder espiritual estaba sin pecado y pudiera así redimir la raza humana.

 

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Isaías 9:6

 

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel Isaías 7:14

 

Dios se dio “a si mismo” como una señal. Fue nacido de una virgen, fue llamado Emmanuel” que quiere decir Dios con nosotros. Algunos pocos sabían que aquel bebé que nació en Belén era el Dios Todo Poderoso, el Padre Eterno, el Príncipe de Paz.

 

Regocíjate en tu corazón porque Dios es misericordioso y su gran regalo para ti es perdón de pecado a través de su propia sangre para que usted pueda tener paz real con Dios.  Esta paz es entre usted y Dios.  Arrepiéntase de estar rechazando a Dios y arrepiéntase de estar caminando con el diablo y todas sus mentiras y tentaciones. Luego crea in la presencia del único Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo y acepte a Cristo quien murió para redimirte, salvarte y darte paz real.

 

Cuando Jesucristo en Belén, Dios dio al ser humano el regalo más grande, “Su Hijo”. Dios no creó a su Hijo, Dios no es una mujer para dar a luz a sus hijos, Dios el Padre y Dios Hijo no son socios. El Señor Jesucristo dijo: “Yo y el Padre uno somos”

Juan 10:30. El también dijo: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre;”  

 

Podemos decir con el apóstol Pablo:”…Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria. 1Timoteo 3:16

 

Tomás exclamó: “!Señor mío, y Dios mío! Juan 20:28

 

El apóstol Juan dijo: “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna” 1Juan 5:20

 

El Señor Jesucristo oró y dijo: “Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” Juan 17:5

 

La gloria del Señor Jesucristo estaba en la gloria del Padre desde antes de la creación, y por esto la Biblia dice: “el cual, siendo el resplandor de su gloria.. Hebreos 1:3 El Señor Jesucristo es el resplandor del la gloria de Dios. El Señor Jesús y el Padre son uno. El estaba con el Padre cuando creó los cielos y la tierra.

 

Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. Hebreos 1:10

 

Nuestro Señor Jesucristo, convirtió el agua en vino, para probar que aquel que creó el átomo del mundo también puede crear lo que hace falta para que el agua se con convierta en vino. El Señor Jesucristo, crear de los cielos, la tierra y las leyes de la naturaleza, puede ordenar a los vientos y mandar a las olas a que se calmen. Jesús, el Cristo, el Dios todo poderoso, creador de los ángeles de los cielos, puede expulsar y condenar a los ángeles caídos.  

 

Este mismo Dios que está en los cielos, quiere ayudarnos, salvarnos y darnos el mayor de todos los regalos que se le puede dar al ser humano. ¿Le vamos a escuchar, creeremos en él, le recibiremos para que pueda hacer esta gran obra en nosotros? Dios, el creador vino a este mundo para ayudarte;

“Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo”.. Juan 3:13 Jesús bajo de los cielos para morir, y a por medio de su muerte El destruirá el poder de la muerte, que es el diablo.

 

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él (Jesús) también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, Hebreos 2:14

 

Jesús pagó, por su muerte en la cruz la paga del pecado. Por esta causa los santos en gloria cantarán “y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;” Apocalipsis 5:9

 

Jesucristo que fue crucificado, nos compró con su sangre y como la Biblia dice:

“Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión” Hebreos 9:22

 

El (Cristo) se hizo el único mediador entre Dios y los hombres.  Dice 1Timoteo 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

 

Y ahora todo el que cree en Cristo no morirá eternamente. Dice San Juan 3:16:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

 

Debido a que la salvación de Dios no depende de nuestras obras sino de su gracia el que cree en Cristo es salvo. Leemos en Efesios 2:8-9

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Para recibir el precioso regalo de Dios que es la vida eterna, debemos creer que el Señor Jesucristo es el mismo Dios hecho carne, que fue 100%, fue como hombre a la cruz y murió por nuestros pecados.

Si usted quiere recibir este regalo en este momento, confiesa con tu boca que Jesús es el Señor. Esto quiere decir que El habita con el Padre desde la eternidad, la palabra Señor es Jehová, significa: siempre presente, eternal, no creado, el Creador. También debes creer en tu corazón que Dios le levantó de los muertos. El Señor Jesucristo, que hizo posible nuestra redención en la cruz, y que permaneció en el sepulcro tres días y tres noches. Que no permaneció en la tumba sino que se levanto victorioso al tercer día conforme a las Escrituras. ¿Cree usted esto de todo corazón?

Si usted cree el Señor le dará vida eterna dice Romanos 10:9                                                    que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

¿Qué dice Dios que hará? Dios dice que si hacemos esto el nos salva, note la ultima parte de este versículo “serás salvo” ¿Cumple el Señor lo que promete? Si, El lo va a hacer. Ahora, ¿esta usted dispuesto, dispuesta a cree en Dios, y confesar a Cristo como su único y suficiente Salvador, ya que se levanto de entre los muertos al tercer día? ¿Le gustaría orar a Dios en este momento para que Dios le de este regalo, y pueda así recibir vida eterna?

La Biblia dice en Romanos 10:13                                                                        porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Si desea recibir este regalo. Incliné su rostro allí donde se encuentra y hable con Dios en oración. Dígale a Dios lo siguiente: “Señor Jesús reconozco que soy pecador, se que la paga del pecado es muerte. No puedo hacer nada para limpiar mis pecados. Te pido Señor Jesucristo que limpie mis pecados con tu sangre derramada en la cruz del calvario. Señor Jesús creo en ti. Entra a mi corazón, perdona mis pecados, sálvame y dame el regalo de la vida eterna. Te pido todo esto en el nombre del Señor Jesucristo.

Si hizo esta oración y el Señor le salvó y le dio el regalo de la vida eterna, favor de escribirme a la siguiente dirección para de esta forma regocijarnos con usted..

Rev. Atif Himadeh

P.O. Box 19349, Jerusalem 91192 Israel  

E-Meal ahimadeh@yahoo.com or www.baptistjerusalem.com